miércoles, 30 de mayo de 2012

¡Socorro, mi novia es una lolita!

Una de mis secciones favoritas sin duda del foro es "La casa de las muñecas". Allí puedes encontrar posts interesantísimos sobre el lolita, debates de opiniones, artículos, etc. Volviendo a repasar esta sección, me he encontrado con este post realizado por LaWi (más bien por su novio) y he sentido la necesidad de compartirlo con vosotros. ¡Espero que os guste como a mí me ha gustado!


AVISO: Este post es experimental. Los textos de ayuda y autoayuda son algo en lo que nunca he creído y los he despreciado a ratos, y como me gusta escribir del tirón y punto, posiblemente encontrarán párrafos tan ligeros y obvios que su inteligencia se sentirá insultada, salteados con partes de texto algo más profundosas y menos digestivas. Además, mi prosa deja algo que desear.


¿Y tú quién eres? ¿Dónde está Lawi?: Soy Kude, el novio de una lolita, conocida en su comunidad local, y ligeramente conocida dentro del mundillo, felizmente emparejado con ella desde hace un tiempo, desde antes incluso de que surgiera su vena lolitil. Me gusta usar la letra cursiva. También, aún a riesgo de encasillarme en un colectivo con el que sólo me identifico parcialmente, soy lo que se podría definir como un friki modenno estándar, un modelo digievolucionado del friki que no sabía que era friki hasta un determinado punto de su adolescencia, que participa como visitante y colaborador en algunas convenciones frikis y demás historias típicas y aburridas. Esto lo comento (aparte de porque me encanta hablar de mí mismo, como mis avezados lectores habrán descubierto ya) porque he observado que muchos lolinovios (término que estoy poniendo de moda desde YA, chúpate esa Fragrant Rose Memories) entran o pueden entrar dentro de este grupo de frikis, mediofrikis o fullfrikis que componen este grupo demográfico de los novios, con el que las lolis (término cariñoso) en ocasiones están encantadas, en la mayor parte de los casos se muestran indiferentes, y, en algunas tristes ocasiones, tienen problemas que dificultan o hasta imposibilitan la coexistencia y la comunicación.

Considero que este punto es importante (no digo que todos los novios-de-lolita sean frikis, pero pienso que es un buen punto de partida viendo que es un caso relativamente frecuente) porque es una de las cosas a las que se puede apelar como punto de apoyo mutuo y comprensión. Mirando ambas tendencias en retrospectiva (el frikismo y el lolita en sus muchas vertientes), podemos encontrar muchas similitudes entre ambos: Son colectivos más bien minoritarios, engloban una gran cantidad de conocimientos sobre uno o dos temas específicos, y han sufrido alguna clase de estigma o desprecio social en algún punto de su trayectoria histórica (y puede que aún lo sigan sufriendo en algunas comunidades o ámbitos sociales).

Cuatro párrafos y voy por la introducción (WTF!).
La cuestión es la siguiente: Me fastidia observar que existen parejas, sean lolis, frikis o de otro planeta, que se rompen o sufren problemas construidos con granos de arena que les parecen montañas, y que terminan rompiéndose o convirtiéndose en infiernos emocionales debido a un fracaso de la comunicación. En esta "serie" de posts (porque anda que no escribo como una catarata, yo iba a escribir un post solo pero me lo he pensado mejor, ¡sufran lectores!) se cansarán de leer esta palabra, ya que en mi opinión la comunicación, y el fracaso en la misma, es la base de todos los problemas imaginables que puede sufrir una pareja (y si me apuran, del mundo entero). Creo que, dentro del lolita, la figura del novio/a tiene una relevancia más bien puntual; cosa completamente lógica ya que las lolitas son las claras protagonistas en su propio mundo, obviamente, pero también creo que la comunidad podría beneficiarse del testimonio constructivo de una o dos parejas-de-lolita. No es mi intención sentar un precedente, ni que mis consejos se conviertan en un libro rojo de estilo, pero ya que la comunidad lolita me ha terminado dando, entre otras cosas, un punto de unión más entre mi pareja y yo, creo que esto es lo menos que puedo hacer para devolver el favor (aparte de sacar fotos en las quedadas, que también me viene bien, así mantengo feliz a mi fotógrafo amateur interior).

Así que concluiré esta primera entrega esperando que les guste y resumiendo mis ideas: La comunicación y la paciencia son la base de absolutamente todo, hasta de la paz en el mundo. Si su novia llega un día ataviada con un vestido anacrónico y pomposo, llamándose a si misma como el preocupante libro de Nabokov, ¡no entren en pánico! ¡No se está ligando a ningún vejestorio! Con algunos consejos, buena cara y algo de inteligencia emocional se puede superar el impacto inicial y convertir esta llamativa tendencia (capaz de violentar al novio más sólido) en una fuerza positiva; en un puente más entre los dos cónyuges. No se trata de física cuántica; no es necesario tener conocimientos específicos más allá de lo que uno se conozca a sí mismo y a su pareja, y el conocer algunos procesos, algunos mentales y otros físicos, que son cuestión de poner en práctica de manera planificada, como quien se tiene que meter en una piscina pero el agua está un poco fría: con valor pero con prudencia.

- ¡Pero Kude, ayúdame, socorro, mi novia es una lolita!
- ¡Pues mantén la calma y sonríe!


Esto es todo. ¡Nos vemos en la próxima entrega!

P.D.: Les avisé de que a ratos sonaría como algo de autoayuda. No me lo tengan en cuenta. Al igual que los paréntesis.



Podéis seguir las entregas en: http://lolitainthesky.foroactivo.com/t4452-socorro-mi-novia-es-una-lolita

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada